Temas de embajada: Esas cosillas incómodas que no deberíamos dejar a un lado.

Inevitable hablar de los consulados y embajadas, más si vienes de otro país, según como esta la situación del país del que vienes, el tema puede resultar espinoso, pero debes, salvo contados casos, cumplir con ciertos protocolos para estar legal y ahórrate algunos disgustos a futuro.

Con el tema que me lleva la situación en Venezuela, hay algo de lo que quiero hablar y espero no se enfaden por lo específico del artículo. Hay en Venezuela la libertad de poseer más de una nacionalidad, por ello muchos hijos y nietos de emigrantes pueden disfrutar del derecho de ser venezolano y aparte ciudadano de otro país (principalmente españoles, italianos, portugueses, chinos, etc). Eso no representa mayor problema salvo que, no se den de alta en el consulado Venezolano.

A ver muchachones, se que el gobierno no es el que queremos, pero no darse de alta acarrea una cantidad de problemas a largo plazo, más si debes solicitar pensiones a futuro o votar en elecciones.

Y no, no me vean feo, entiendo las miles de razones por las que muchos han optado por quedarse solo con la nacionalidad “no venezolana”, de corazón hay veces en las que me dan ganas de mandar todo al carajo y renegar de este origen, pero, la tierra no tiene la culpa de los desmadres de quienes viven en ella.

No darte de alta, implica muchos problemas, a la larga, no sólo por no poder votar, o porque sepan que aquí estás, la realidad es que aunque portemos dos nacionalidades, la tendencia que se está generando antimigración no nos deja tan protegidos como creemos.

Les invito a dejar a un lado las tonterías y darte de alta en los consulados, notificar que estas aquí y que tu voz sigue, tu poder de decidir, tus derechos… No nos debilitemos porque unidos así sea fuera, podemos ser fuertes.

Autor : Raquel Rodríguez Ferré

Nuestra Cita de las Ocho

Como cada tarde, después de 23 días de cuarentena al llegar las Ocho de la tarde (20:00h) y no lejos de mi casa comienzan a circular el equipo conformado por bomberos, protección civil, policía y guardia civil, para dar una vuelta por la zona que les toca cubrir, tardan unos 15 o 20 minutos en pasar por mi calle y cada vez que eso pasa sus luces y sirenas se ven acompañadas por los aplausos de los vecinos quienes salimos a las ventanas y balcones.

Confieso que la primera semana me parecía algo hortera salir al balcón y aplaudir, pero me asomaba igual solo para acompañará mi hijo quien enloquece por un camión y una patrulla; ahora admito que tanta energía contagia y llevo tres semanas esperando a que lleguen las 20:15 horas sólo para saludar y aplaudir desde la ventana.

Da una alegría ver la cara de mi pequeño, asomadito a la ventana y aplaudiendo con tantas ganas cuando les ve pasar, que te derrite el alma; y da dolor cuando por algún motivo no llegamos a tiempo a la ventana o nuestros héroes cambian la ruta y pasan antes o no tocan la calle.

El fin de semana pasado fue justamente un momento malo, los dos días no pasaron a las 20:15 h. y mi bebé se quedo con las ganas de verles, se puso tan triste que me arrugó el alma, la última vez, no se por qué, me pregunté, ¿y cuando esto termine?…

La respuesta no es diferente a lo que se espera de la gente, dejaremos al olvido los días de encierro, las iniciativas en los balcones y nos enfocamos en recuperarnos del desastre económico consecuencia de paralizar el país por tanto tiempo , nos concentraremos en buscar trabajo, en recuperarlo si caímos en un ERTE, o trataremos de reflotar los negocios y nuestros héroes regresarán a sus rutinas, dejarán de pasar por la calle tocando sirenas a modo de saludo. Serán muchos los días en las que tendré que explicarle a mi hijo que ya no será necesario aplaudir y ver su carita triste.

La verdad es que extrañaremos nuestra cita de las ocho para saludar a quienes nos han cuidado durante estos días tan duros, no se extrañen si ven a un enanito aplaudiendo si les ve pasar y a su mamá viéndole con orgullo… Gracias por cuidarnos.

Autor: Raquel Rodríguez Ferré

Los médicos en España: Héroes en el frente.

Ya son tres semanas de cuarentena y las noticias al fin son esperanzadoras, pero esto no sería posible sin el compromiso de todos; y aunque suene a eslogan estándar, la verdad es una sola, esta pandemia comenzó mostrándose como una gripe normal, pero nos demostró lo terrible que puede ser, y quienes han dado todo por frenarla han sido los médicos, enfermeros, y personal sanitario en general.

Son ellos los que han visto al dragón de cerca y ha tenido que lidiar con él, muchas veces sin insumos para protegerse y sin embargo están allí, al pié del cañón, con horarios interminables, con miedo a contagiarse o a contagiar, con miedo a enfermar y no poder ayudar, viendo a muchos pacientes empeorar, incómodos por falta de camas, asustados, confundidos, febriles… Quien no ha vivido una situación extrema de vida, como lo puede ser un cataclismo, una guerra o varios golpes de estado no saben el estrés que se vive en situaciones así; hay veces en que quieres ser dios y arreglar todo solo con desearlo, que quisieras tener magia para multiplicar los recursos y tus fuerzas… No les envidio y desde aquí les envío un abrazo fuerte y caluroso, una palmada en la espalda y un “sigan adelante que vamos ganando”, se lo que es el pánico, lo que es sentirte superada, ahogada y poco efectiva. Todo esfuerzo, por pequeño que sea sirve, y su labor se ve, se siente y se agradece.

Cuando todo esto termine y volvamos a la rutina y la calma, espero que sigamos viendo con respeto a estos héroes, porque puede que nos quejemos de su frialdad, distancia y lejanía, la verdad es que cumplen protocolos que les protegen a ellos y a nosotros.

Jamás pensé en decirlo pero estaré encantada de ir a mi próxima cita médica y le voy a saludar como a un amigo de años que regresa de un viaje largo.

Seria interesante también que se considere suprimir esos absurdos recortes de plantilla en el sistema sanitario, quedó muy claro que hacen falta más personal en nuestros hospitales y centros de salud. También debemos considerar producir en el país y no tercerizar, o depender de material producido y comprado en el extranjero, al menos no material sensible como son los suministros médicos.

Voy a notar en falta el aplauso de las 20 horas cuando esto termine…

GRACIAS

Autor : Raquel Rodríguez Ferré

Oportunidad en la crisis

Nada como una crisis para hacer reflexionar a la gente…que se da un momento para pensar y no para quejarse.

Si en algo hay de bueno en este tema de la cuarentena, es en darnos la oportunidad de hacer lo que no podemos en casa por falta de tiempo. No hace falta mucho, solo el tiempo y las ganas de compartir. No me voy a extenderme con explicaciones, esto como todo en la vida es como la historia del vaso a la mitad, tu decides si lo ves lleno o vacío.

A la suma comenzamos con 15 días de cuarentena y ya lo subieron a 30, puedes amargar te pensando en lo que vas a dejar de hacer, seamos honestos, son situaciones que no podemos cambiar, se nos pide por salud y responsabilidad estar confinados, las causas y las consecuencias escapan de nuestro control, ya solo nos queda enfocar la situación de manera objetiva y sacarle partido al tiempo muerto que nos imponen.

Yo por lo menos agradezco estar con mi madre y mi hijo, a quienes les he dedicado poco tiempo por estar buscando trabajo, haciendo cursos, y resolviendo conflictos e incidencias que día a día te quitan la oportunidad de disfrutar de su compañía. Agradezco tener la manera de llamar a mi familia y amigos y saber de ellos, que sepan que estoy pendiente y que les recuerdo.

Tengo tiempo para hacer esa limpieza profunda que tenia pendiente, para leer esos libros que compre o me regalaron hace meses, tiempo para retomar este blog y el libro de cuentos que estoy escribiendo desde hace años, tiempo para retomar mi pintura y que mi hijo aprenda a pintar, tiempo para mi madre, mi abuela…que de vaina les veo a la carrera en un domingo normal.

Tiempo para PENSAR, evaluar cuales son las verdaderas prioridades de la vida y simplificar… ¿Qué sueno a come flores?, es posible, pero esa limpieza profunda va más allá de la casa, de quitar polvo, de botar o vender en wallop trastes viejos, va también de buscar equilibrios más justos, de impulsar proyectos que son buenos y que pueden ser una ayuda en el futuro, de serenar el corazón por heridas que deben sanar, soltar lastres que te limiten…

El futuro al salir de esta cuarentena no viene luminoso y tranquilo, vendrán tiempos muy duros y esta es una oportunidad para sacarle partido a nuestras fortalezas y ver donde están nuestras debilidades para buscar una solución, de manera que cuando lleguen los momentos más turbulentos, seamos capaces de ver por donde podemos salir adelante y bien.

No hay crisis que no tenga fin, ni hay problemas sin solución, quejarse no es opción aprovechen el tiempo en buscar las oportunidades que te dan momentos difíciles como estos.

Autor: Raquel Rodríguez Ferré

Cuarentena por Corona Virus

No hay mucho que agregar, más allá a lo que nos han dado como información, aquí en España y a título muy personal está mal llevado el tema, comenzamos tarde la cuarentena, si bien algo bueno que podemos destacar son las ganas de colaborar y de hacer las cosas bien por parte de la ciudadanía que se está tomando a rajatabla el encierro.

Solo queda dar ánimos a quienes están con nosotros en esta situación, mis aplausos y agradecimiento más sincero y sentido a los policías, guardias civiles, bomberos, médicos, personal sanitario, personal de automercados, panaderías y de farmacia y también al personal de limpieza, logística y transporte que se ha quedado al pie del cañón y lo está dando todo por sacarnos adelante sanos y salvos, abastecidos y seguros.

Gracias a los vecinos que ayudan a los padres que no pueden dejar de trabajar y no tienen a ningún familiar cerca para cuidar de sus hijos, gracias a quienes con humor se dedican a enviarnos sus ideas, música, juegos y actividades para mantener entretenido a sus vecinos y que no caigan en la desesperación por clausura. Gracias a los que te saludan desde el balcón de sus casas mientras paseas al perro para que no te sientas en una película apocalíptica como el último de tu barrio…

Gracias por permanecer en casa y ponernos de acuerdo, son 15 días por ahora, pero si la cifra no para de subir o no se detiene es probable que prolonguen esto y allí necesitaremos aun más de nuestra cordura y buen humor. Es una lástima que esto que están los políticos asumiendo ahora, no lo hicieran hace dos semanas, o un mes atrás, pero como siempre en este mundo hasta que no les toca a uno de ellos nadie hace nada. También es una pena que hasta en momentos tan delicados como estos, busquen más sus intereses políticos y de poder, que el verdadero objetivo, llevar las riendas de un país, el beneficio común y la seguridad de todos. Porque puede que ellos crean que el discurso cala entre la gente, pero no…lo que se ve da más vergüenza que el vídeo viral del automercado por el último paquete de papel sanitario en Australia.

Si en la lista de agradecimientos dejo a alguien por fuera, disculpen y gracias también, por su esfuerzo, por sus ganas de hacer las cosas bien y por no reprocharme mi falta de tacto que no es intencional.

Autor: Raquel Rodríguez Ferré

Histeria por el Papel de Baño

Yo aun no comprendo como es posible que si la alerta sanitaria sea por un virus que ataque el sistema respiratorio la gente entre en pánico y arrase con el papel de baño en los automercados, a ver señores, es RESPIRATORIO, no diarreicas, no gástrico.

Soy venezolana y recuerdo bien las colas por la falta de artículos de primera necesidad, entre ellos el famoso papel de baño, pero en esa ocasión si había una razón, las fábricas de papel de baño y demás insumos (azúcar, harina, leche, etc) cerraban o eran expropiadas, cada vez que pasaba sabíamos que no veríamos el artículo por meses, si había un desabastecimiento real, aparte que los precios de un día al siguiente eran incrementados de manera escandalosa, la reposición de esos insumos no era constante ni estaba garantizado, había que tener un espacio en casa para esos extras de consumo.

Lo que se vive ahora no tiene sentido, hay garantías de suministros, la emergencia no es por guerra o bloqueo, cierre de fábricas o de mercados, dictaduras o similares, aparte se calcula una línea de tiempo clara para salir de la alerta, y es pequeña, no hablamos de meses o años.

Son 15 días de cuarentena, tal vez 30, en este sentido las compras nerviosas lo que hacen es crear una falsa alarma, agudizar el caos y enturbiar los esfuerzos por salir de esto con civilización. No es una guerra civil, no es un cierre de mercado, no es una virosis gástrica mortal. Las compras nerviosas solo traen más alarma, más incertidumbre y un acaparamiento de suministros irresponsable.

Yo les invito a guardar la calma, mantener la dignidad, usar el sentido común y compra sólo lo que realmente vayan a necesitar en estos días,  no es difícil si hacen un plan de consumo, un menú semanal…no les digo lo que se van a ahorrar, porque las compras nerviosas son gastos extras no contemplados, y siempre hay algo que se olvida y se queda allí en la alacena por años y años… y se daña o se pierde…

Cabeza fría y templanza… pensemos también en los demás…

Autor: Raquel Itziar Rodríguez Ferré
Publicado en Blog Personal ritziar.wordpress.com

 

Retomando el proyecto

Un tiempo para reflexionar, descansar y enfocar contenidos, eso es lo que he tenido que hacer en estos meses, pido disculpas por la sequía de artículos, más siendo tan joven el blog.

No entraré en detalles sobre lo sucedido a nivel personal y familiar, solo les dejo la reflexión de que hay que enfocarnos en lo que es prioridad, lo que realmente debe salir adelante pese a todo. Afortunadamente he tenido la buena cabeza de escribir más de un artículo, pulirle en la medida de lo posible y dejarlo listo para publicar.

En este tiempo me di cuenta que, no sólo debo contar protocolos y experiencias con entidades gubernamentales, también me veo en la necesidad de hablar sobre las corrientes políticas y sociales que nos rodean, no estaremos aislados a realidades como la xenofobia, los grupos antimigración, las políticas del país que te acoge y los desmadres en nuestro país de origen.

Espero les guste lo nuevo que voy a publicar, también que sea de utilidad, esta nueva etapa está llena de muchas más experiencias personales, opiniones que tal vez no gusten mucho, tampoco se extrañen si aparece primero el texto y luego la imagen…

Gracias por tomarse el tiempo de leer lo que escribo, como siempre, no pretendo dármelas de periodista, disto mucho de serlo.

Feliz año a todos, y mucha suerte en este mundo de locos, que los buenos deseos de Paz, Justicia, Esperanza y Éxito se hagan realidad.

Autor : Raquel Rodríguez Ferré

Una Silla muy codiciada…

Había una vez, en un país tropical, un periodista muy peculiar, un sujeto que contaba las costumbres de aquel rincón del mundo con humor y desparpajo, era un periodista muy popular y respetado, pero también admirado por el humor que le aportaba a los temas más difíciles. A este caballero le dieron la oportunidad de dirigir un programa de entrevistas llamado “La Silla Caliente”, alli participaban los candidatos a la presidencia de aquel rincón del paraíso, por allí pasaron uno a uno todos ellos, prometiendo fortunas, justicias, maravillas, sueños y futuros. A la final, llegaron las elecciones, ganó quien ganó, se entrevistó nuevamente en ese programa ya como ganador y presidente, y… Se llevó su silla caliente…

Todas esas fortunas, sueños, maravillas, justicias y futuros, se fueron como el humo… hoy es un país, aun más caótico, pobre, peligroso y triste…

Ahora, lejos de ese país tropical, veo como por tercera vez en menos de cuatro años, vivimos un proceso electoral, a diferencia de ese país, este tiene que llegar a consensos y alianzas para tener alguien en “Su Silla Caliente”, y por muy europea y de primer mundo que sea, lo cierto es que vivo otra vez ese amargo momento en el que me doy cuenta que a los que están cerca de esa silla, no les importa realmente que la tasa de paro sea la que es, que la fuerza de trabajo se vaya y la natalidad decaiga, que a la gente le cueste llegar a fin de mes, o que el país se rompa a pedazos…

Los actuales, solo ven la silla, quieren esa silla sin importar el precio a pagar, a ellos poco les importa negociar con quienes apuestan por un modelo político que destruyó a aquel país tropical y otros antes y después de este… Se creen que la gente se traga el cuento que se montan, y lo cierto es, que la gente esta hasta la azotea y más allá de ese discurso, por ello seres como ellos, que vivieron a la sombra esperando su momento salen ahora con fuerza, hondeando ser la solución, unos prometen espejos y cuentos, otros independencias y libertades, otros un futuro, perecido a un pasado que nostálgicos, juran creer que fué mejor…

¡¡¡Ahhhh!!!, como me preocupa cuando lo importante es una silla, un simple mueble…

Solo desean una silla, quien se sienta en ella tendrá poder, un poder que tiene a cuestas una responsabilidad por la que NINGUNO da la talla para asumir y merecer estar allí, lamentablemente… Así que, a ver qué pasa, o hacen lo correcto, o quién sabe… esa silla quema y hace cenizas todo lo que toca.

Con Vargas en el Corazón y en la Memoria

Este 15 de diciembre pasado fué una fecha que para mi no pasó desapercibida.

Ya han pasado 20 años desde aquel 15 de diciembre de 1999, en la que perdimos miles de almas bajo el barro y las piedras. En ese entonces yo era una ilusa, alguien bastante ingenuo, con romance en la cabeza, y cero capacidad crítica… A partir de ese 15 de diciembre el mundo cambió para mi. Los días que vinieron después fueron un despertar a una realidad que no me gusta; una realidad social, económica y política que dista mucho del ideal de cualquiera con sentido común.

Fueron días duros, incluso para quienes, gracias al cielo, no nos tocó vivir lo más feo. Para mi después, eso de bajar a la playa ya no fue lo mismo, dejando a un lado lo terrible, destaco lo bueno que se aprende de situaciones así:

  • El respeto y la admiración por los bomberos, médicos, personal sanitario y de rescate.
  • Saber que con voluntad y ganas de ayudar puedes marcar la diferencia.
  • Que los héroes son quienes menos te imaginas, y que, los mejores son aquellos que no se dejan retratar.
  • Que los títulos y cargos de poco valen si lo que necesitan es una mano para mover escombros y salvar vidas.
  • Que en momentos así la creatividad fluye y que el “no puedo” es solo un límite que te diste por miedo.
  • Que si lo que quieres es retratarse pero sin ensuciarse, para que vean lo preocupado que estas, mejor ni aparezcas…

Yo perdí amigos y conocidos en Vargas, no se me olvida el listado de desaparecidos de la universidad y el de mi trabajo; recuerdo claramente el alivio de ver a quienes aparecían vivos, el pesar de saber a quienes no.

Aún recuerdo los arañazos en la montaña donde la tierra cedió, o la llanura de barro y rocas gigantes donde una vez hubo una urbanización… Ni hablemos lo que la tierra le ganó al mar, cambiando la línea de costa…

Donde vivo ahora es difícil que pase algo así, sin embargo, que llueva tanto y por tanto tiempo aun me asusta…

A Vargas la llevo en la memoria, esos días me enseñaron que, era solo el comienzo de lo malo que estaba por venir después, me hizo madurar y tomarme en serio las cosas, afianzó mis valores, me mostró, lo que es importante y lo que no lo es… Aprendí a ser mejor persona.

Autor: Raquel Rodríguez Ferré
Publicado en el Blog ritziar.wordpress.com

Los médicos en España: El especialista…

Hoy hablamos del especialista, es el médico de segunda línea y quien trata temas específicos de salud, ese que tu médico de familia te va a remitir para que vea tus rarezas y las acomode.

No esperes que por ser especialista, sea más simpático, pero este si te dedicará más tiempo en la consulta. Sin importar la especialidad, es probable que venga acompañado de una enfermera o enfermero, ellos nunca están solos contigo en la consulta, nuevamente por protocolo y seguridad.

Recomendamos que al ser tu primera vez en consulta, lleves todo tu historial médico referente a su especialidad, lo va a agradecer, es probable que lo lea rápido y lo escanee para ingresarlo en el sistema. Lleva todo lo que tengas, incluso radiografías.

En general si tienes dudas puedes consultarle a cualquier médico y que te explique, pero no te extrañe que tu médico de cabecera te diga cortante que hables con el especialista, si el tema es para este señor, él es quien deberá informarte.

Es probable que te envíe a hacerte unos exámenes exploratorios y luego debas regresar para ver resultados. Estos médicos salvo que lo tuyo sea de riesgo o muy grave, lo veras de peras a pascuas, las citas deberás pedirlas en el hospital de referencia (al que estas asignado por cercanía) en mi caso, es el de la provincia y las citas te las suelen dar en uno o más meses.

No entres en crisis por los tiempos de espera, si tu caso es delicado o requiere mayor control, se te da la cita mucho antes, y en el caso de ser grave no te sorprendas si te hospitalizan en el momento.

Una última cosa y aviso, los tiempo en consulta son más largos, no desesperes, ni llegues tarde. Igual que con el de familia, el trato mejora con el tiempo, pero no esperes familiaridades.